El “vasco” de Lobería, símbolo de lo mejor del Partido Intransigente

Gustavo Moccero me cuenta que hace pocos dias murió Martin Andicoechea, el
valiente vasco de la Juventud Intransigente, compañero en la creación de las
Juventudes Políticas Argentinas entre 1970/73, protagonista de ese modelo de
unidad programática y de acción que llevamos adelante desde la asunción de
Cámpora hasta el golpe, valiente en su reconstrucción en medio del terror y la
sangre durante la dictadura, hasta la recuperación de la democracia.


Las tácticas nos acercaron y nos alejaron varias veces, aunque jamás dejamos de
cuidar celosamente el afecto que nos unió, y nos reencontramos para dar nuestro
apoyo a la candidatura de Néstor Kirchner en 2003.


Es un parte de mi vida la que se va, una parte de mi corazón, ya golpeado por
otros muchos amigos queridos y perdidos.


Pero la partida de Martin -que con la misma valentía que mostró en la política le
peleó a un infame cáncer que lo atacó una y otra vez en los últimos años- me deja
sin un compañero del alma y la militancia, de muchos años de compartir sueños,
lucha y esperanzas.


No son muchas mis fotos con él, pero ésta (es el único que está en cuclillas,
sonriendo) recuerda mis 55 años, que compartimos con otro amigo que no está
Norberto Colominas, antiguo miembro del ERP 22 de Agosto, luego del Partido
Intransigente y jefe de Redacción de El Periodista en democracia; mi hermano
Rodolfo; y “Losojo” de Che, Orlando Guzmán, que los 60 abría picadas para
Ernesto Guevara.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.