Krugman a la carta

Los matutinos de hoy son, como habitualmente sucede aunque no se note de forma tan marcada, un muestrario de que el cacareado periodismo independiente no existe, sea oficialista u opositor, de izquierda o derecha,. En todo caso, este aspecto del más amplio debate sobre e tema, pasa por ser fiel a la verdad y opinar con nuestras convicciones, pero sin ocultárselas al lector, la primera una poco frecuentada costumbre de los “grandes medios”, gráficos y audiovisuales, la segunda sencillamente ausente.

Tomemos el caso de una conferencia realizada ayer en Buenos Aires por el premio Nóbel Paul Krugman, y cubierta por todos los medios, en el que cada uno trata de rescatar los párrafos que convienen a su línea Editorial, ignorando, omitiendo, o mencionando al pasar el resto.

Para Buenos Aires Económico, simpatizante de la política oficial, el titular de tapa es “Paúl Kugman elogio la oferta hecha a los bonistas”, reforzando la afirmación con foto del emisor.

Una de cal y otra de arena, Ámbito Financiero escribe en tapa: “Se paseó ayer el economista y periodista Paul Krugman, Premio Nóbel de Economía del año pasado, por despachos de la oposición, pese a ser un keynesiano y que podía lucir en algún salón del kirchnerismo. No se privó de lanzar en público un brindis a la gestión oficial: «La deuda hay que tratarla como adultos, que es lo que están haciendo en la Argentina». A puertas cerradas con empresarios que le reunió Mauricio Macri, deslizó la única crítica: «El Gobierno argentino tiene que ser más coherente con sus medidas». Esta presencia logró también que se juntase, para escucharlo, todo el arco de empresarios críticos de AEA”.

La Prensa procura traernos tranquilidad, y –en un desborde de simplificación— titula con foto central de tapa “Lo peor de la crisis ya pasó”, para acotar que “El Premio Nóbel Paul Krugman nos trajo buenas noticias”.

El avance de tapa de Crítica dice que Krugman “apoyó el canje de deuda del Gobierno, dijo que la crisis mundial no terminó y criticó al FMI”.

Con una nota de escepticismo, El Cronista apunta en su portada que “Para Krugman, a la Argentina le puede ir mejor que al resto del mundo”, pero en interior lo acota a su propia convicción que si ello sucede será por la suba del precio de los granos y porque el canje llega en “buen momento para volver a ser respetado”.

La Nación, en tapa y con foto del economista, lo usa para editorializar con el titular: “Krugman, contra el exceso de intervención”. En su suplemento económico refuerza el concepto, no vaya a ser que se preste a confusiòn: “Krugman criticó la excesos del Estado” y elogió la renegociación de la deuda, al tiempo que cuestionó los “excesos de heterodoxia” del gobierno, a la vez que no descartó una nueva recesión a nivel mundial.

Relegado a interiores, tal vez porque es muy evidente la manipulación, en Pág. 17 Clarín coincide con este perfil de la conferencia: “Krugman criticó los controles de precios y las retenciones”.

En las antípodas, Página/12 encabeza su Pág. 10 con una frase de Krugman, entrecomillada con marcada satisfacción: “Están forjando su propio destino”. La bajada añade que “El prestigioso economista estadounidense dijo que Argentina logrará una rápida y fuerte recuperación de la crisis. Elogió las políticas heterodoxas, aunque recomendó cambiar de estrategia. Criticó al FMI y analizó como seguirá la economía mundial”.

Si, sí, periodismo independiente…

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.