Un día de Bronca

Lo lamento compañeros, pero…

¿Cómo puede ser que un burócrata que ha mostrado su cara POLITICA con sus nuevas alianzas nos explique por qué está mal el impuesto a las Ganancias a los trabajadores y empleados medios?

Hace años que venimos diciendo que hay que aprovechar el justo reclamo (y molestia) de los trabajadores para –con su apoyo– eliminar esa medida, y reemplazar esos ingresos impositivos e incluso superarlos con creces.¿Cómo?

Para empezar, en lugar de gravar salarios, gravar la renta financiera. A renglón seguido, algo que hace tiempo este país tiene pendiente: hacer una reforma integral del sistema financiero y tributario para que paguen los que más tienen, premiar a la producción y castigar a la especulación financiera; para de verdad distribuir de manera más justa la renta.

Y hablo de “capitalismo serio”, como el que se plantea; no de medidas radicales y anticapitalistas como las que a mí me parecen necesarias, pero a la mayoría del movimiento nacional y popular y, sobre todo al pueblo, NO.Y hace un rato, ya bastante atragantado, tuve que soportar que el ex jefe de Gabinete Massa– anteriormente UCEDE—use una variante del argumento que acabo de formular, y sostengo hace años, para CORRER POR IZQUIERDA al gobierno que apoyo.

Muy suelto de cuerpo, afirmó que es legítimo el reclamo de ganancias, y que no puede ser que lo pague un trabajador que gana 10.000 pesos y no un especulador que vende y compra 100 millones en la Bolsa.

Quizá muchos de mis compañeros de lucha pensarán que no es el momento, que ahora hay que apoyar con todo al modelo, o que, tal vez, deba instruirme acerca de dónde está el enemigo principal.

Conozco bien los rostros y garras de ese enemigo. Pero no ayudamos ni apoyamos de verdad si no protestamos y seguimos dándoles argumentos a estos farsantes. Y LO QUE ES PEOR: si no hacemos, o postergamos, lo que hay que hacer, en el tiempo y el modo que hay que hacerlo: apelar al apoyo y la movilización popular, sin temores. Porque vamos a estar donde haya que estar.

O vamos por más, o ellos vendrán por todo.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.