Evasión al paraíso

Parte de la verdadera gesta por lograr imponer el Derecho a la Información en el país, frente a las engañosa categoría de “libertad de prensa”, que ya hemos analizado, pasa sin duda por impulsar el proyecto de Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que el Ejecutivo está enriqueciendo con debates en todo el país, para luego enviarlo al Congreso, y terminar definitivamente con la ley de la dictadura de 1976.

Sin embargo, la patriada incluye ayudar a quienes no vienen “del palo” a decodificar el mensaje de los medios supuestamente “objetivos” e “independientes”, que hoy, como casi todos los días nos ofrecen una perlita en su indignada, y ciertamente nada desinteresada, reacción ante el más que lógico anuncio del titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, acerca que el Gobierno no pagará los reintegros a las exportaciones hasta que no estén “suficientemente claras” las operaciones financieras, “muchas de ellas generadas desde paraísos fiscales”. De esta manera, salió a responderle a la cámara que nuclea a las cerealeras exportadoras, que reclamaron ese pago. Echegaray enfatizó que el año pasado aproximadamente 1754 empresas “operaron con paraísos fiscales”, lo que representa un 70 por ciento del total de exportadores. “Lo que quiero dejar claro al sector exportador es que el Estado argentino hará las devoluciones del IVA y el pago de reintegros a aquellos exportadores que sean transparentes con el fisco”, dijo el titular de la AFIP.

Ahora bien, para El Cronista, propiedad del candidato que se jacta que “toda, toda la plata (para la campaña) es mía”, o sea Francisco De Narváez, se trata de una justificación “con el objetivo de recaudar más” y que se “apuntó contra los exportadores”, impolutos sin duda. Ámbito Financiero aparentemente no tiene vergüenza en justificar maniobras delictuales y titula su segunda nota de tapa “Serio: la AFIP frena reintegros; se escuda e eventual evasión”.

Sin embargo, la cucarda mayor, que mejor premio podemos otorgarle al diario de los Mitre, se la lleva La Nación. Considera que, en realidad, se trata de una “ofensiva fiscal” y afirma –atención, por favor—que “Exportadores consultados restaron importancia a la acusación. Afirmaron que el uso de los paraísos fiscales es una práctica vigente y común en el comercio global”. De lo real, maravilloso…

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.