Fraude, Manipulación y Militancia

“El arte de nuestros enemigos es desmoralizar, entristecer a los pueblos. Los pueblos deprimidos no vencen. Por eso venimos a combatir por el país alegremente.Nada grande se puede hacer con la tristeza.”
ARTURO JAURETCHE 

   Hay en el Frente para la Victoria (FpV) quienes creen que todo está resuelto y que las elecciones presidenciales de octubre están ganadas.
   Los hay también quienes anteponen impecables análisis “de clase”, o secundarias (al menos hoy) cuentas pendientes, para no acompañar la decisión de impulsar a Daniel Scioli/Carlos Zannini como fórmula presidencial, avalada por más de 8.7 millones de votos.
   Ambas posturas ponen en serio riesgo un triunfo del FpV en octubre,  y de esa manera comprometen no solo los las conquistas obtenidas, sino la posibilidad de lograr mejores condiciones para poder sostener con fuerza propia su defensa y profundización.
   Ambas nos llevan al inmovilismo cuando es tiempo de disputar voto por voto, con argumentos y convicción. ¿Sus beneficiarios? Los adversarios y enemigos, quienes entre balbuceos y provocaciones, en un caso,  o sumando certeza y contundencia en el segundo, trabajan sobre el electorado que se denomina independiente, y el mismo FpV.
   Sobre algunos “referentes” del FpV, borrachos de triunfalismo, no necesitan dedicar mucho esfuerzo: simplemente le hacen eco cuando agitan el mito de la invencibilidad del pejotismo, suficiente para mantenerlos quietos. De paso, con el mismo argumento, ahuyentan votantes hartos de tanta soberbia, generalmente asociada a las peores, o aún nefastas, gestiones.
   Para los que dudan, o incluso se disponen a restarle votos al FpV, cuando la tarea de la hora es enfrentar al neoconservadurismo, los medios dedican diariamente su dosis de estímulo.
   Los argumentos pueden ser parcialmente ciertos, o no; ese no es el tema de esta nota. Sí, que el objetivo es profundizar las dudas, desmovilizar. 
   Se puede decir, por ejemplo, que Scioli se entrevista con tal o cual personaje;  que en su entorno figuran otros de dudosos antecedentes neoliberales; que su definiciones son insatisfactorias para el “kirchnerismo duro”; que se va “desplazando a La Cámpora”; que el PJ tradicional y sus gobernadores, se han convertido en sus voceros.
   Hacia el electorado “independiente” la batería es más audaz y constante. Pionera fueron “la valija” de dólares de un renegado venezolano;  la – ya clásica— “cada vez más complicada situación de Boudou”; luego la inexistente bóveda y la nunca probada “ruta del dinero K”; el “asesinato” de Nisman; el “astronómico” sueldo que finalmente NO cobraba Kicillof;  y otra causa sin destino, Hotesur. Todo mientras callan que tenemos al primer candidato a presidente de la historia argentina que compite procesado por la Justicia: coimas, sobreprecios, contrabando, asociación ilícita, escuchas ilegales. Mentira e impunidad absoluta.
   En estos días cargan contra la intachable fiscal Cristina Caamaño, a quien acusan del absurdo de “espiar opositores” mediante su “manejo de las escuchas telefónicas”. Ninguna escucha puede aprobar la funcionaria sin una orden judicial, emitida por el juez competente, y con los fundamentos correspondientes. ¿Eso dice la ley? Sí. Pero no importa: denuncian, ensucian, y luego lloran por la “grieta” que desune a quienes jamás estuvieron unidos.
   En este cuadro, ¿cuáles son las principales líneas de acción para desgastar al Gobierno y el FpV durante septiembre, mientras preparan nuevas piezas de artillería para lanzar sobre el electorado durante recta final de octubre?
    En forma esquemática, pues cada ítem agrupa variedad de “información” para instalar, actualizando y reforzando su objetivo, podemos citar:
a)    Convertir en tendencia que pueda mantenerse hasta octubre el daño que provocó/a la fuerte campaña el tratamiento distorsionado de las inundaciones  bonaerenses, que pueden repetirse; y la irresponsable y peligrosa denuncia de fraude en Tucumán, mientras se prepara un escenario similar para el 20 de septiembre en el Chaco (últimas, e influyentes,  elecciones a gobernador antes de las presidenciales), pese a que el triunfo del FpV en las PASO fue abrumador, con casi el 60% de los votos emitidos.
b)    Denigrar todos los espacios de racionalidad ofrecidos por el Frente para tratar mejoras y modificaciones al sistema de electoral, presentándolos como “trabas” para la expresión de las minorías,  y una vía libre para el “fraude”, que al parecer solo se produciría, ahora,  por primera vez en 30 años de democracia, y 12 de gobierno de Néstor y Cristina. No importa si es malintencionado y  ridículo, ni que se agitan reclamos de imposible implementación en menos de dos meses. Menos aún el hecho que manosean temas de tremenda seriedad que pueden comprometer la transparencia de los comicios, si son tomados a las apuradas. Tampoco que la más económica de las “propuestas inmediatas” implique un costo de unos 500 millones de dólares, ni que algunas ya han sido ensayadas y abandonadas en los principales países del mundo. El voto electrónico, por ejemplo, fue declarado inconstitucional en Alemania. ESTO ES PARTE DEL VERDADERO FRAUDE, de la gran mentira y manipulación de la ciudadanía.  c)    Ningunear a Scioli (“chirolita” de Cristina, “prisionero” de Zannini, “rehén” de La Cámpora) o, a la inversa, posicionarlo como fino estratega (candidato de las corporaciones y la devaluación, con la inteligencia y firmeza necesarias para maniatar a Zannini y anular y desplazar, a  la organización juvenil que expresa más fielmente las posiciones de CFK).
d)    En la decisiva provincia de Buenos Aires, la táctica es acumular por la vía de restar importancia al peso de Scioli, como de cualquier presidencial, que necesariamente  arrastrarán las categorías inferiores, sobre todo a Gobernador. Apuestan a la creación de una nueva “esperanza blanca”, que sirva para arañar el pase a una segunda vuelta.  Por eso nos venden todos los días la  “sorpresa”  y el “impactante crecimiento” de María Eugenia Vidal. En realidad, el “huracán Vidal” ya PASÓ, sin consecuencias, en agosto. Es más,  Vidal sacó 115 mil votos menos que Mauricio Macri.  No hay que subestimar ninguna acción, pero suponer que los votantes del FpV cortarán boleta para no votar Aníbal Fernández para gobernador, y encima elegirán a la candidata del PRO, es directamente absurdo, aunque es lo que están “vendiendo”, sin decirlo claro, recientes encuestas por encargo.
   Este complejo cuadro, esquemáticamente presentado, muestra a los ideólogos de la restauración conservadora con un objetivo claro. Insistimos: inmovilizar y desmoralizar a la militancia y al pueblo que el 25 de octubre quiere consolidar el actual rumbo.
   Por eso conquistar la alegría del triunfo requiere de la previa alegría y convicción en la militancia.   Alegría consciente, sin ingenuidades, que también implica acumular fuerzas para los nuevos tiempos.
   Como decía don Arturo Jauretche, con la convicción de que “Los pueblos deprimidos no vencen/ Por eso venimos a combatir por el país alegremente/ Nada grande se puede hacer con la tristeza”.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.