LOS OJOS DEL CHE

Agradezco a Isidoro Gilbert y Marcos Gorban por el reconocimiento, que me otorgan, con motivo de la salida del libro del segundo: “LOS OJOS DEL CHE”, publicado por Editorial Sudamericana.En el primer caso, Isidoro, por confiar en una fuente que le aporté cuando escribía su libro LA FEDE, y la que trató con lógica prudencia, pues no pudo chequear todo lo que hubiera querido, una historia y un hombre, que por otra parte no quería revelar su historia, que sólo tenía mi aval.En el segundo, Marcos, por ir a fondo en la investigación acerca de apenas un (enorme, en su potencia, no mi prosa subcapítulo de mi libro Secretos En ROJO, y que a medida que fue profundizando, en no pocas ocasiones le obligó a encontrarse con su propias raíces. Ahora, en todo el aplauso para un modelo del tan bastardeado “periodismo de investigación”, encarado en serio y sin concesiones por Gorban.De la mano de otros escritores, en este caso un gran periodista y productor audiovisual, los personajes de mi libro SECRETOS EN ROJO comienzan a recorrer su propio camino, a ocupar su lugar con pleno derecho. Creo que es un orgullo para Ediciones Corregidor y para mí, haber abierto la picada, a la que espero sigan otros de los temas absolutamente desconocidos, u ocultos, revelados por el libro.Si solo unos pocos siquiera harían un MÍNIMO esfuerzo COMO PROFESIONALES para tomar tantas revelaciones del libro de Isidoro, o del mío, Secretos En ROJO, algunas de las cuales cambian de fondo las “verdades académicas”, incluidas algunas supuestamente alternativas y “rebeldes”, tendríamos una mejor historia sin dudas, y mejores elementos para iluminar nuestra práctica política, al menos los que nos empeñamos en mantenerlas pese a los años y las derrotas.Dejo de lado los que sólo escribieron para auto justificarse.Hablo de tantos periodistas, estrellas fugaces gracias a mamotretos, llenos de mentiras y verdades a medias, y de una inmensa falta de seriedad y responsabilidad, y apelo a quienes sueñan con el periodismo de investigación en serio: crítico, sin contemplaciones, pero con laburo, no pagos por las editoriales con tiempo fijo de hechos y testimonios que cambia –solo para dar un ejemploLes hablo a los investigadores e historiadores que omiten encarar un estudio pese a que en estos libros hay revelaciones, documentadas, que desmienten a falsarios de la historia acerca de hechos clave de la segunda mitad del siglo XX. U otros que exigen revisar la santificada historia de la lucha armada, de las organizaciones político-militares y la guerrilla en la Argentina.

Gorban tomo de las revelaciones de un colaborador clave del Che, anticipadas en LA FEDE pero ampliadas en mi libro, las que nadie se molestó en encarar, como tampoco les llamo la atención –y si lo hizo en Paraguay, Moscú o Francia, el trabajo de solidaridad en algunos casos, de contrainteligencia y respuesta, en otros durante la Operación Cóndor.La omisión en los medios “serios” e “independientes”, que siquiera comentaron estos –entre muchos hechos documentados– me molesta, pero era previsible.La de los supuestos “progres” que siquiera lo citaron (y sé bien que los leyeron, y en algún caso ensayaron vergonzosas explicaciones) no tienen perdón: ¿Egos mortificados?, ¿Tal vez las viejas querellas canallas con el PC? ¿Vagueza intelectual que abunda en el gremio?, y no solo entre los “malos” de la historia.Todo vale para justificar lo injustificable.Por eso vale doble el trabajo de Marcos Gorban, que recomiendo leer. Una prosa envidiable, que envuelve y –definitivamente- atrapa. Una prosa envidiable, que envuelve y –definitivamente- atrapa. Pero tambièn derriba puertas y prejuicios, desbroza el camino de prejuicios para encarar muevas reflexiones, y lo hace entre la sorpresa del dato y el placer de la prosa.

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.